Patentes y Copyright I

Uno de mis temas favoritos es la propiedad intelectual en la era digital. Ya que los 2.800 caracteres no me permiten explayarme correctamente, decidi dividir la columna en dos partes. Lo digo en la columna y lo repito aqui: no soy abogado ni pretendo serlo. Esto lo veo desde un punto de vista de un apasionado por el tema, y no un defensor profesional de las leyes. Esta es la primera parte. Esta es mi columna número 13 que apareció publicada en La Nación:

mexicana-copyright.jpgCopiar bits de un lado para otro no cuesta nada. Si es un bit, se puede duplicar a un mínimo esfuerzo, tanto humano como electrónico. Por esta razón, desde su creación los bits han complicado al mundo de la propiedad intelectual. Si es un montón de bits que representan una expresión (imagen, música o texto), estamos copiando cosas protegidas por un “derecho a copia” (copyright). Si es un montón de bits que representan una invención (producto o proceso), sea este un programa de dibujo o un protocolo de comunicaciones, estamos copiando cosas de “propiedad industrial” (patentes). Si vendemos o distribuimos cualquiera de estos bits, sin permiso o pago a sus creadores originales o dueños de su patente, copyright, o licencia, somos “piratas”. Si no pagamos ni pedimos permiso por copiar esos bits, no los distribuimos, los usamos únicamente en un ambiente personal, y no lucramos de ellos, somos “ladrones”. Aunque el costo de producir la copia haya sido cero pesos y nadie haya lucrado, seguimos siendo ladrones.

¿En un mundo digital, es esto lógico? Miremos las leyes actuales de propiedad intelectual de los Estados Unidos y Europa. Después de tanto TLC, nuestras leyes en estos temas deben ser equivalentes a las de ellos. (Aprovecho de aclarar que no soy abogado, simplemente apasionado por el tema.)


Primero el copyright. En Estados Unidos y Europa (y algunos de los países pertenecientes a WIPO -Organización Mundial de Propiedad Intelectual- incluyendo Chile), el autor retiene el copyright por la duración de su vida, más 70 años posteriores a su muerte. Antes de eso eran 50 años, pero The Walt Disney Company, asustada de perder a Mickey Mouse el 2004, hizo un fuerte lobby en 1998 para que esta protección a la copia se extendiera por 20 años más. Originalmente, en 1970, el autor retenía el derecho a copia por tan sólo 14 años y podía solicitar una extensión máxima de 14 años adicionales. Hoy, si bajas, sin pago ni permiso, una canción de Disney desde Internet, estas infringiendo el copyright.

Segundo las patentes. En los países pertenecientes a la WIPO una patente es un monopolio que se le entrega al creador de una invención, original y nueva, por un período de 20 años desde su solicitud. Al finalizar este plazo, la invención pasa a ser dominio público y puede ser explotada comercialmente por cualquier persona sin pedir permiso o pagar derechos al dueño de la patente. Así es, mientras recién desde 2005 puedes copiar libremente Windows 1.0 (discutiblemente inútil), es ilegal copiar Windows XP (discutiblemente útil), sin permiso o pago a Microsoft.

Pero sea copyright o patente, en el mundo digital, todo son bits. Unos y ceros. Copiar cualquiera de ellos, sin permiso o pago, siempre es ilegal. ¿Siempre es ilegal?

6 thoughts on “Patentes y Copyright I”

  1. leo : una consultita. Una cosa es hablar acerca de las patentes. Otra cosa super distinta
    es hablar del software (nota : debe haber cerca de 400 patentes) como Windows
    dentro de la parte que habla acerca de la copia. Aunque creo que el asunto se debio
    a que esstabas haciendo un ejemplo. Mejor hubiera sido usar el cubo Rubik o
    el sacacorchos bionico. Otra cosa, no hay solamente un rollo con el tema del copyright. gringolandia
    tiene un enemigo super radical contra la pirateria : DMCA. Esto es, si resuelves el problema de volcar
    digitalmente un Cd de audio, estas cometiendo “circunvencion” (ya eres sospechoso de algo), pero la vendes completa si liberas la circunvencion. O sea,
    hazle ingeniera reversa pero quedate piola.

  2. Leo… doy mi examen de grado el lunes… y quería comentarte que también me interesa muchisimo el tema de la propiedad intelectual (de hecho mi tesis es sobre aquello) pero… Ojo… No todos los abogados estamos para defender las leyes… algunos estamos para tratar de entenderlas y re-pensarlas… aun se puede.
    Aunque nunca quise ser abogado, aquí estoy, a punto… Saludos.
    Visite aquí.

  3. Efectivamente, yo iba a decir lo mismo que “el mismo de siempre”. El software parece ser una combinación de tanto patentes como copyright.
    Cuando pagas por una licencia de software, no lo haces por un royalty, sino más bien por el derecho para utilizar la creación de alguien (pero en ningún caso pasas a ser “dueño” de nada).
    Las patentes están más que nada para evitar la imitación (digamos, Microsoft tendría que haber pagado royalties a Apple para hacer una interfaz gráfica de usuario basada en ventanas (o Apple a Xerox, depende de tu religión).
    Pero me imagino que tu ya sabes todo eso. Me gustó tu blog.

    S.

  4. leo, sólo quería hacer una precisión técnica: no es lo mismo copyright que derecho de autor.
    Muchas veces en tu artículo quieres decir derecho de autor y dices copyright.

  5. BUEN DIA POR FAVOR NOS PUEDEN AYUDAR EN ALGUN CONTACTO PARA UNA PATENTE DE WALT DISNEY EN COLOMBIA PARA COMERCIALIZAR UNAS MANTAS DE FIBRAS SINTETICAS
    GRACIAS

  6. Claudio, no es lo mismo derecho de autor que privilegio de autor… en tu texto quieres decir privilegio de autor y dices derecho de autor.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *