Paraíso Brasilero

isabel-y-leo-ilha-grande.jpg

Mi última vez en Brasil fue en 1995. 3 años antes vivía ahí, y hablaba portugués como cualquier brasileño. Pero ahora habían pasado más de 10 años, y dudaba si ese mismo idioma todavía estaba guardado adentro mio en alguna parte. Partimos con la Isabel por 10 días. Desde Río de Janeiro, partiríamos a unas islas en Angra dos Reis (el sector donde tradicionalmente vacacionabamos con mi familia, y donde me enamoré del buceo).

En Río sólo había estado una vez, brevemente, cuando muy pequeño, así que me alegraba mucho la idea de pasar un par de días en la ciudad antes de partir a la selva atlántica. Una noche en Ipanema, nos encontramos casi de casualidad con mi hermana y su novio (sabíamos que estaban en el barrio, pero como en cualquier ciudad, los barrios son gigantes). Ellos venían volviendo de su viaje, a pocas horas de tomar el avión de regreso. Una lista de consejos, nombres, lugares y precios, y ya teníamos las coordenadas perfectas para los próximos días.

Después de Río, alojamos dos noches en Vila do Abraão, el pueblo principal de Ilha Grande, que a su vez es la isla más grande de la bahía de Angra dos Reis (es grande-grande la isla). Vimos los Oscars® desde la pieza en el hotel (bravo Marty, aunque Eastwood se la merecía), disfrutamos un poco de la vida nocturna, y a la mañana siguiente ya estabamos en dirección a Ensenada das Palmas.

Ensenada, es una playa solitaria, al otro lado de la península de Abraão, a unos 50 minutos en barca. Ahí llegamos, muy bien recomendados, a una pousada tranquila llamada Cantão do Leão. “Sem agua quente, sem ventilador, sem ár-condicionado,” nos decía su dueño, Alessio Santos, un viejo de pelo blanco, piel oscura dura y arrugada, pero la vitalidad de un quinceañero, “tudo aqui é naturista!” Cuatro días y tres noches en una tranquila pousada, que sólo tenía luz eléctrica (por generador) de 7 a 10 PM. A las 11 PM estabas roncando bajo las estrellas, con el sonido de las olas reventando a lo lejos. Desde ahí caminamos un día por la selva, cruzando la isla, hasta llegar a Lopes Mendes, un paraíso de playa. Si tan sólo pasas un par de horas en esa playa, todo tu viaje hasta llegar a ella habrá valido la pena. Arena tan blanca y fina que parece harina, agua tan tibia y transparente que parece aire. Una joya de playa. El resto de los días los disfrutamos tranquilamente en Ensenada.

Nuestro transporte, una pequeña lancha de fibra de vidrio, nos pasó a buscar un día de sol radiante que apareció después de una noche con fuertes vientos. “Dígale a ella que no se asuste,” me decía Adriano, el hombre de la lancha, “van a haber olas de 2 metros cruzando hacia el continente, pero dígale a ella que no se asuste.” La Isabel estaba más tranquila que yo. Me tire un último piquero desde la lancha, y comenzamos inmediatamente el regreso. El día de sol y la tranquilidad de la bahía hacían imposible imaginar lo que él decía. 20 minutos después, habíamos salido de la bahía y estábamos entrando a cruzar el canal entre la isla y el continente. Adriano no mentía. Aunque la mayoría de las olas eran poco más de un metro de altas, habían varias de 2 metros, y nos tocó al menos un par de 3 metros. Un espectáculo magnífico, racionalmente quizás nos deberíamos haber asustado, pero el recuerdo de los días increíbles y el maravilloso día con el que contábamos, hacía imposible molestarse. Incluso si estábamos en la mitad de un mar así de picado. La pequeña lanchita de fibra de vidrio, parecía un carro de montaña rusa, excepto cuando Adriano lograba maniobrar para que la lancha surfeara la ola.


Dos noches más en Río, caminar más, mirar más, fotografiar más, y directo al aeropuerto a las 5:25 AM de un día Sábado para volver a Santiago.

Unas vacaciones increíbles, en un país paradisíaco. Ah, y el idioma estaba. Escondido en alguna parte profunda del cerebro, pero estaba. En el primer día me preguntaron cuatro veces de que parte de Brasil era. No estaría nada de mal ser de alguna parte de Brasil.

Proximamente voy a anotar aquí todas las recomendaciones. Coordenadas y precios aproximados de los lugares que recomiendo, por si quieren visitar Río de Janeiro e Ilha Grande.

15 thoughts on “Paraíso Brasilero”

  1. Joven Leo: Le felicito por sus vacaciones. Este año también disfruté de Brasil en Floripa y qué quiere que le diga, gente amable, Sol, y una permanente sensación de que todo está bien. Slds

  2. Este relato me trajo agradables recuerdos de mi paso por Brasil el 2005. Le hicimos el quite a Rio a cambio de Pantanal, y tus palabras me dejan con mas ganas de darme otro “brasilazo”, esta vez por Rio y sus alrededores.

    Otras zonas que aprovecho de recomendar son Imbassaí, pequeño pueblito costero, muy tranquilo, que está ubicado a unos 60km al norte de Salvador por la Costa dos Coqueiros. Hay playa, río, dunas y se puede hacer de todo, desde Musculaçao hasta carretear en un Luau playero con la gente local.

    El otro es mas al sur, en la isla de Santa Catarina. El paisaje es mas parecido al de las playas del norte de Chile y pese a que la isla tiene centros bien poblados, partiendo por la ciudad de Florianópolis, aún quedan zonas mas tranquilas y retiradas como el pueblo de Armaçao, super piola, bastante Surf y buen alojamiento (recomieindo la Pousada Pires). Además es posible hacer varias trilhias (senderos) que te llevan a playas del sur de la isla que son sólo accesibles a pie o en lancha.

    Notable la foto!

  3. Uhhh!!!! Este años mis vacaciones se fuero a Buenos Aires. Lo pase inreíble. El verano del 2008 (o quizas antes) si o si voy a brasil, así que espero la lista de recomendaciones con precios y todo eso.

    Saludos

  4. Brasil es realmente increible… mis vacaciones fueron en Buzios y las disfrute al máximo… 10 días allá relajan a cualquiera, sobre todo a mi. Amé Brasil y espero volver 08′ pero ahora me voy entre muchos amigos… no es MALO!!
    Suerte en todo LEO.
    Salu2//
    Carola

  5. yo he ido a brasil, pero solo a lo típico jejeje
    el típico tour… con ciudades centrales de foz do iguaçu y camboriú …
    = alguna vez me gustaría llegar más lejos y hacer ocsas que no he hehco antes, pero se nota q tu dominas muy bien todo esop…
    wenop, felecitaciones !!!
    al final valió la pena tu espera por las vacas jejeje

  6. Cuando yo fui pallá, tenia dos opciones, Ilha Grande o Ilha Bela, elegí la bella antes que la grande, era espectacular, altamente recomendable. Otra recomendación: Paratí, un pueblo que queda cerca, recorriendo la costa muy mistico

  7. la cagó que me gusta este país, de hecho me fascinaría terminar mis días teniendo una pequeña y cómoda posada en alguna de las paradisiacas playas del norte de brasil
    que bueno que te recargaste las pilas, pongase las pilas mijito ahora con el redesign de saborizante, mire que las 6000 visitas diarias unicas son re exigentes

    saludos socio

  8. hola leo,la verdad me sorprende tu gran pasion por conocer sitios y todos tus viajes.rebiso tus publicaciones a menudo . MIKE MABES ME DIO SU PAGINA WED Y ALLI TE ENCONTRe y en vista de que MIKE NO RESPONDE A MIS CORRREOS O NO LE LLEGAN PENSE ESCRIBIRTE ..PUES CREO QUE TU SI TE COMUNICAS CON EL….TE ESCRIBO DE LETICIA-AMAZONAS-ACA CONOCI A MIKE…ESPERO QUE EL SE ACUERDE DE MI.POR FA ,SI SABES ALGO DE EL HAZMELO SABES.MI CORREO ES LUPA0130@HOTMAIL.COM.YO ESTARE REVISANDO TE PAGINA.gracias por ese fa.lucia.suerte y que sigas asi de bien,QUE LA BUENAS LUCES TE SIGAN.

  9. Estimado…estaba inspirado contándote temas de los años 2004′, Leo, y la página se reinició…
    Estimado Leo (y resumo todo el tremendo blog que estaba creando)
    Yo no viajo ni cagando…a pesar de que ahora trabajo en LAN…en BI…y tengo pasajes gratis para cualquier parte de mundo. Sufro de un vértigo infernal…bueno.

    Ahora, el blog que estaba redactando era única y exclisivamente para decirte que los proyectos más lindos en los que he trabajado son zimio y likuid (son los joshua tree de los ochentas, los the dark side of the moon de los setentas)

    Saludos…y envío esta we…..antes que se reinicié
    Grande Leo!!!

  10. Pingback: Bienvenido al 2008
  11. Oi Leo,

    Eu estou agora em Ilha Grande, em Colibri Resort com meu Enamorada… pronto partiremos a Das Palmas y curiosamente, a horas de partir y recien leyendo tu travesia, es justamente lo que haremos nosotros.
    Conocimos a Alessio Santos hace 3 dias en un paseo corto a Das Palmas y nos enamoramos del lugar y la Pousada, asi que decidimos volver.

    LLegaremos en una barca y luego partiremos este mismo dia a Lopez Mendez, manana estaremos en Das Palmas para relajarnos y seguramente comeremos en el 1er restaurante de Nei… 10 reales por peixe com farofa, feijao y ensalada….

    Sugerencia a todos, tienen que conocer la costa Brasilena y especialmente llha Grande…
    Naturaleza, Selva y Playas espectaculares.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *