El automóvil como un servicio

Con Awto los autos pasan a ser parte de la solución — y no del problema — del alto tránsito vehicular de las ciudades.

© Mathias Seinfield

Prácticamente todos los objetos de nuestro día a día han sufrido transformaciones extraordinarias en la última década. Al teléfono lo seguimos nombrando igual, pero poco y nada se parece a la invención de Alexander Graham Bell y cada día lo usamos menos para su función original. Hasta el dinero en efectivo está desapareciendo rápidamente, siendo reemplazado por transacciones exclusivamente digitales.

Tenemos el privilegio de estar viviendo en la era más extraordinaria de innovación y avance tecnológico. En paralelo también está creciendo rápidamente la migración hacia centros urbanos, en especial en los países en desarrollo. Sumado a eso, el progreso económico ha permitido que cada vez más personas puedan acceder a los beneficios únicos del transporte en automóvil.

Esta combinación de factores trae desafíos inéditos que requieren formas radicales de pensamiento para resolverlos. Por suerte, es la propia tecnología y su veloz avance la que nos trae soluciones extraordinarias. Una de ellas es lo que algunos llamamos economía colaborativa, un modelo que nos permite compartir en forma eficiente los recursos limitados.

No sólo soy fanático de la tecnología, sino también de los automóviles. Junto con ello, cada vez me hacía más sentido el modelo de autos compartidos o “car sharing”, que estaba empezando a aplicarse en algunas ciudades del mundo. Así que cuando supe que el Grupo Kaufmann se estaba preparando para estrenar este sistema en nuestro país, de inmediato quise sumarme al proyecto.

En julio de este año, lanzamos Awto, el primer servicio de vehículos compartidos de Chile. Bajo este formato, pagas una muy baja membresía mensual que te permite acceder a una flota de automóviles repartidos por la ciudad, que puedes reservar al instante y activar desde tu celular para luego pagar sólo los minutos que efectivamente utilizaste. Te puedes olvidar del costo de bencina, seguro, revisión técnica, permiso de circulación, cuota del auto o TAG; todo eso está incluido.

Eso significa que sólo con nuestra flota inicial de 50 vehículos ya estamos ayudando a extraer hasta 750 automóviles particulares del tránsito

No sólo estás accediendo a una forma más eficiente de utilizar un automóvil, con todos los beneficios y ninguno de sus contratiempos, sino que además estás accediendo a una flota diversa, donde podrás elegir un auto compacto, híbrido, eléctrico, utilitario o hasta de lujo, según la necesidad que tengas en el momento.

Modelos de uso como éste ya están funcionando en más de 600 ciudades en todo el mundo, donde han demostrado que cada auto compartido que se inyecta al sistema “Awto” ayuda a retirar entre 10 y 15 autos particulares en circulación. Eso significa que sólo con nuestra flota inicial de 50 vehículos ya estamos ayudando a extraer hasta 750 automóviles particulares del tránsito, y todos los meses estamos ampliando nuestra flota para seguir aumentando estos beneficios.

Esto nos permite sumar una alternativa más a los diversos métodos de transporte que existen en la ciudad, cada uno con sus propias ventajas, pero reduciendo la congestión y contaminación que generalmente se asocia a tener cada vez más conductores. No me cabe duda que este nuevo modelo, donde los autos se convierten en un servicio y no son sólo un producto, será el futuro de los automóviles para la mayoría.


Ilustración por Mathias Seinfield.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *