Llegamos al 2006

¡Felicitaciones! Terminaste el 2005. Por lo que pasaste automáticamente al 2006. Al igual que el año pasado la misión de este año es simple: pasar al 2007. Un minuto de silencio para todos los que se quedaron en el camino.

Una sandia atrapada entre las ramas de un Arrayán en el Parque Nacional Cucao en Chiloé. Ver Galería en Flickr.

Espero que todos hayan tenido un 2005 de los buenos, y que el 2006 sea igual o mejor. Quiero aprovechar la ocasión para disculparme públicamente si no fui a tu cumpleaños, matrimonio, recital, asado, bar mitzvah o fiesta. Como en pocos años anteriores, el 2005 fue un año intenso. Aparte de largas noches consecutivas de trabajo, me di cuenta que no soy muy amigo de los eventos sociales nocturnos. (No es que no te quiera.)

¿Qué? ¿Que cómo estuvo por casa? Muy bien, gracias. ¿En resumen? El 2004 termino con la venta de la empresa que habia nacido como mi sueño de adolescente. Por lo que el 2005 era una hoja en blanco, con una sola idea: Zimio. En Febrero salio al aire la primera versión. Ese mismo mes descubrí y deje un comentario en AtinaChile, un sitio (y proyecto) del que no sabia nada, pero que proponía unas conversaciones fascinantes. Al poco tiempo, nació la idea de FayerWayer y en 48 horas estaba vivo. Dos semanas después vino Saborizante, empujado principalmente por mi amigo Raimundo y mi hermana Luz. Ese mismo día, FayerWayer apareció en BoingBoing (gracias a Tricky), haciendo que el 2005 se viera cada vez mejor.

Continue reading “Llegamos al 2006”

Fin de Año Familiar

Por primera vez en demasiados años, nos vamos en viaje familiar con mi madre y hermanas. Desde hoy 26 al 2 de Enero nos vamos a ir a Chiloé (mi parte favorita de Chile) a descansar y conversar, dormir y reir. Por lo tanto agradezco tu comprensión si no te contesto el teléfono o respondo los emails. Vuelve a contactarme la primera semana del 2006.

El término del 2005 casi terminó por matarme, literalmente. La locura de viejas y viejos tratando de comprarlo todo para todos, pensando que celebrar la Navidad requiere ineludiblemente ir de compras. Lo que obviamente significa tratar de atropellar con tu megacamioneta a cualquier motociclista que tranquilamente trata de moverse por la ciudad. Pero ya habrá más sobre eso en mi tarjeta de Año Nuevo (los que me conocen recordarán que a mi me gusta celebrar el cambio de año y no la navidad). Espero que todos hayan tenido un agradable fin de semana junto a su familia, y gracias a todos por las postales digitales y reales!